Lo maravilloso de aprender algo, es que nadie puede arrebatárnoslo. (B.B. King)

Aprender sin reflexionar es malgastar la energía. (Confucio)

Yo no enseño a mis alumnos, solo les proporciono las condiciones en las que puedan aprender. (A. Einstein)

Eso es el aprendizaje. Entender de repente algo que siempre has entendido, pero de una manera nueva. (D. Lessing)

La actividad más importante que un ser humano puede lograr es aprender para entender, porque entender es ser libre. (B. Spinoza)

La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo. (N. Mandela)

El propósito general de la educación es convertir espejos en ventanas (S. J. Harris)

Si un niño no puede aprender de la forma en que enseñamos, quizás deberíamos enseñar como él aprende (I. Estrada)

El aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información (A. Einstein)

La mayor señal del éxito de un profesor es poder decir: 'Ahora los niños trabajan como si yo no existiera. (M. Montessori)

El principio de la educación es predicar con el ejemplo. (A. Turgot)

Donde hay educación no hay distinción de clases. (Confucio)

¡Estudia! No para saber una cosa más, sino para saberla mejor. (Séneca)

Es imposible educar niños al por mayor; la escuela no puede ser el sustitutivo de la educación individual. (A. Carrel)

La buena didáctica es aquella que deja que el pensamiento del otro no se interrumpa… (E. Tierno Galván)

Excelente maestro es aquel que, enseñando poco, hace nacer en el alumno un deseo grande de aprender. (A. Graf)

Los niños son educados por lo que hace el adulto y no por lo que dice. (C. G. Jung)

Un profesor trabaja para la eternidad: nadie puede decir dónde acaba su influencia. (H. Adams)

La mejor enseñanza es la que utiliza la menor cantidad de palabras necesarias para la tarea. (M. Montessori)

Profesor: que te ilusione hacer comprender a los alumnos, en poco tiempo, lo que a ti te ha costado horas de estudio llegar a ver claro. (S. Josemaría)

GALERÍA DE IMÁGENES DEL FESTIVAL 

ACTUACIONES EN NUESTRO CANAL DE YOUTUBE

Los alumnos de Secundaria y Bachillerato, superaron sus miedos y vergüenzas, para subirse al escenario y cantar o bailar para festejar la llegada de la Navidad. Aquellas voces agudas y limpias que sonaban en Primaria, a medida que los alumnos crecen, se van transformando en voces más graves. Lo cual tiene mucho mérito por su parte. Sin embargo, lo que no se pierde es la ilusión y alegría de celebrar con todas las familias la llegada del Niño. 

Los Villancicos resuenan en nuestros oídos. Da igual si en inglés o en francés. Las actuaciones se suceden y los bailes de los alumnos nos deleitan y nos recuerdan lo que está por llegar. Se respira Navidad. Desde hace unos días, cuando las madres vinieron a decorar el colegio, cuando apareció, gracias a la colaboración de una familia, un Belén gigante en el hall del edificio principal y sobretodo cuando se escuchan por los pasillos las melodías navideñas propias de estas fechas. Son días con encanto que nos llevan, siguiendo a una estrella, hasta un humilde pesebre. Y por el camino vamos alegres y cantamos. Juntas las familias, hacemos un festival porque esto es una Fiesta. El Rey de reyes ha nacido en Belén.