Lo maravilloso de aprender algo, es que nadie puede arrebatárnoslo. (B.B. King)

Aprender sin reflexionar es malgastar la energía. (Confucio)

Yo no enseño a mis alumnos, solo les proporciono las condiciones en las que puedan aprender. (A. Einstein)

Eso es el aprendizaje. Entender de repente algo que siempre has entendido, pero de una manera nueva. (D. Lessing)

La actividad más importante que un ser humano puede lograr es aprender para entender, porque entender es ser libre. (B. Spinoza)

La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo. (N. Mandela)

El propósito general de la educación es convertir espejos en ventanas (S. J. Harris)

Si un niño no puede aprender de la forma en que enseñamos, quizás deberíamos enseñar como él aprende (I. Estrada)

El aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información (A. Einstein)

La mayor señal del éxito de un profesor es poder decir: 'Ahora los niños trabajan como si yo no existiera. (M. Montessori)

El principio de la educación es predicar con el ejemplo. (A. Turgot)

Donde hay educación no hay distinción de clases. (Confucio)

¡Estudia! No para saber una cosa más, sino para saberla mejor. (Séneca)

Es imposible educar niños al por mayor; la escuela no puede ser el sustitutivo de la educación individual. (A. Carrel)

La buena didáctica es aquella que deja que el pensamiento del otro no se interrumpa… (E. Tierno Galván)

Excelente maestro es aquel que, enseñando poco, hace nacer en el alumno un deseo grande de aprender. (A. Graf)

Los niños son educados por lo que hace el adulto y no por lo que dice. (C. G. Jung)

Un profesor trabaja para la eternidad: nadie puede decir dónde acaba su influencia. (H. Adams)

La mejor enseñanza es la que utiliza la menor cantidad de palabras necesarias para la tarea. (M. Montessori)

Profesor: que te ilusione hacer comprender a los alumnos, en poco tiempo, lo que a ti te ha costado horas de estudio llegar a ver claro. (S. Josemaría)

SÁBADO 3 DE OCTUBRE

 

Ya se ha acabado, para la gran mayoría de nuestros alumnos, el intercambio a Irlanda y las sensaciones no han podido ser más positivas.

Nuestras última jornada comenzó en Rockbrook desde donde partimos hacia el aeropuerto. Tras 45 minutos de autobús, descargamos las maletas y empezamos a organizarnos.

Comenzamos ordenadamente a hacer el «check-in», donde más de una maleta sobrepaso el peso limite, situación que solventamos sin problemas. 

Una vez pasados los controles policiales y de haber tenido que dejar varios botes de champú y desodorante, tuvimos la última oportunidad de comprar recuerdos y tiempo de sobra para terminar el «lunch» que nuestras familias nos habían preparado.

A pesar de la hora de retraso hasta poder embarcar, el ánimo en los alumnos no decayó y  pasaron el tiempo muerto escuchando música, conversando o terminándose alguna bolsa de chocolatinas y derivados.

Todos ya en el avión, despegamos rumbo a Bilbao y tras escasos minutos en los que el avión estuvo cubierto por las nubes, disfrutamos de un vuelo plácido  y sin sobresaltos que nos llevo con premura a nuestro destino, con un aterrizaje perfecto.

Una vez ya pasados todos los controles policiales pertinentes y tras no haber perdido ninguna maleta, nuestros alumnos pudieron reencontrarse con sus familias, donde se vivieron momentos de alegría y emoción tras un mes alejados de sus casas.