El inicio de mes de diciembre, coincide con el tiempo de Adviento. Poco a poco, una nueva Navidad se acerca. El colegio cambia de peinado. En cada rincón, en cada esquina, en cada edificio, se percibe y se siente la Navidad. Un belén por aquí, un nacimiento, árboles de Navidad por allá. Concursos variados, villancicos que suenan por los pasillos, preparación de festivales, campañas de solidaridad, etc.

Todo nos lleva a Belén. No se trata de recordar lo que ocurrió hace más de 2000 años sino de ser testigos y protagonistas que cada año, el Niño quiere volver a nacer en cada uno de nosotros.

Agradecemos la colaboración de las madres en la decoración del colegio. Siempre son una gran ayuda, pero en estas fechas se agradece especialmente su sensibilidad y buen  gusto. Son unas fechas en las que es importantes cuidar los pequeños detalles porque nos acercan más y mejor a vivir la Navidad con espíritu cristiano.