Empezar el curso en Irlanda supone una inmersión lingüística completa y un impulso importante en el desarrollo y la madurez personal.

Estudiar en una escuela local con alumnos irlandeses, vivir con una familia encantadora con hijos de la misma edad y estar inmerso en un entorno local aporta a cada estudiante una experiencia tan única,
enriquecedora y gratificante que les marcará y servirá para toda la vida. Los programas de inmersión lingüística en idiomas son una estupenda manera para que los alumnos mejoren su capacidad de hablar y escuchar aportándoles un plus de confianza, seguridad y fluidez. Roockbrook International hace posible la estancia.

El objetivo de alumnos “plurilingües” se acerca gracias a programas como éste.